jueves, 7 de abril de 2016

Manifestación "Cuidar-te sense barreres"

Hoy centenares de enfermeras/os de Catalunya nos hemos concentrado delante de la Generalitat revindicando la prescripción enfermera con el lema "Cuidar-te sense barreres". Personalmente me ha sorprendido la cantidad de compañeros que nos hemos concentrado hoy, muchos han podido salir de los centros de Salud y hospitales gracias a otros compañeros que se han quedado haciendo un sobresfuerzo para cubrirlos y que los pacientes no quedaran desatendidos. Incluso había compañeros médicos que también han venido a apoyarnos. Hoy las enfermeras/os han demostrado que están muy unidas/os y que no van a parar hasta conseguir la seguridad legal que reclaman para la prescripción enfermera, conseguir que se derogue el tan injusto decreto aprobado por el gobierno español y que Catalunya pueda disponer de su propia regulación mas acorde con la realidad asistencial.

Tambien ha hecho acto de presencia el Conseller de Sanitat Toni Comin, ante los gritos de los manifestantes de "UNETE O LARGATE" y el Sr Comin ha decidido unirse a la manifestación, la cual se ha iniciado en la plaza de la Catedral para continuar caminando hasta la Plaza Sant Jaume delante de la Generalitat, donde muchos medios de comunicación estaban esperando para difundir la protesta de las enfermeras.


viernes, 1 de abril de 2016

Como debería ser el Decreto catalan de prescripción enfermera

Parece ser que hay una clara intención del gobierno catalan de como mínimo intentar poder desarrollar un decreto autonómico que de seguridad jurídica a los enfermeros catalanes, y hacerle muy dificil al gobierno español poder recurrirlo.

A mi parecer que deberia dejar claro ese decreto:

-Que podamos prescribir todos los farmacos y productos sanitarios no sujeto a prescripcion medica y sin formacion adicional, ya que estos farmacos los puede comprar cualquier ciudadano libremente en la farmacia y una formacion adicional no tendria sentido para una enfermera que es un profesional sanitario y que en su formacion academica ya incluye la asignatura de farmacologia clinica.

-Que podamos prescribir farmacos sujeto a prescripcion medica dentro de nuestras competencias (los cuidados), como puede ser un iruxol o un silvederma para el cuidado de una herida, una pomada con antifungico para las dermatitis del pañal generalmente sobreinfectadas por hongos, etc...

- Que podamos prescribir famacos sujetos a prescripcion medica en el marco de la continuidad de cuidados bajo protocolos consensuados, como podria ser un antibiotico para la infeccion de una herida, somos los enfermeros los que detectamos las infecciones de la heridas y muchas veces en los domicilios de los pacientes donde no tenemos al medico al lado. Lo mismo pasaria con el dolor sobre todo en el domicilio donde solemos indicar analgesia para el dolor o modificar pautas, y todo esto podria ser protocolizado y habria mas calidad asistencial.

- Que podamos varias pautas de farmacos prescritos previamente por el medico de forma protocolizada en el seguimiento y control de las patologias cronicas cuando la situación clínica lo requiera, que ya venimos haciendo como en la diabetes o en los tratamientos anticoagulantes, en la hipertension, MPOC, etc, pero con la seguridad legal necesaria.

Esta es mi opinión y supongo que la de muchos compañeros, conseguiremos este decreto, pues no lo se, no tiene un camino facil, pero lo intentaremos.

jueves, 17 de marzo de 2016

Jornada de visibilidad de la prescripción enfermera

El próximo día 7 de abril, en Barcelona, se celebrará una jornada de visibilidad sobre prescripción enfermera. Estan convocadas todas las enfermeras/os de Catalunya a una concentracion en Barcelona, para reclamar una normativa autonómica, y para dar a conocer a la población, nuestra revindicación como profesión en relación a la prescripción enfermera, con el lema " Cuidar-te sense Barreres".



miércoles, 20 de enero de 2016

Para una pluralidad de tratamientos para personas con autismo. Para firmar y difundir




Manifiesto de Minerva. En respuesta a la campaña de la Associació Aprenem.


Dirigido al Hble. Sr Antoni Comín, Conseller de Salut; a la Hble. Sra. Meritxell Ruiz, Consellera d’Ensenyament; y a la Hble. Sra. Dolors Bassa, Consellera de Benestar Social i Família; de la Generalitat de Catalunya
Y en respuesta a la campaña de la Associació Aprenem: “Prácticas obsoletas en la atención pública del autismo en Cataluña” en Change.org
I. A FAVOR DE LAS CAUSAS LEGÍTIMAS QUE REHÚYEN EL AUTORITARISMO

Reclamos de soluciones reduccionistas a problemas complejos. Esta es la pendiente que toma una sociedad, en este caso la nuestra, cuando elude el debate de las ideas. Si, además, la angustia empuja, entonces aparecen actitudes autoritarias que no aceptan más que el silencio y la obediencia como respuesta.
La campaña iniciada por la Associació Aprenem, con el objetivo de eliminar la orientación clínica del psicoanálisis en los servicios de atención a las personas con autismo es, ciertamente, conductista. Querría modificar la conducta de aquellos profesionales y familias que se moverían buscando otros modelos teóricos y prácticos con los que se sienten más identificados.
Entendemos que esta movilización afecta, por supuesto, a todos aquellos profesionales formados y orientados por el psicoanálisis, pero también a los de otras orientaciones –incluso cognitivo-conductuales- que saben que el tratamiento del autismo es muy difícil y delicado, que la verdad no es nunca absoluta, que la revolución científica en Europa fue posible gracias al pensamiento abierto y plural de la Ilustración y, por tanto, que la ciencia necesita el debate de las ideas y la libertad de sus practicantes, y que la democracia y el derecho de elegir son condiciones inalienables en una sociedad justa que vela por la cohesión social.
Nos alerta y nos preocupa profundamente el alcance de esta manifestación pública, pues trasciende el tratamiento del autismo y el respeto a los derechos más fundamentales. Si nos expresamos con la contundencia de estas líneas es porque la movilización de Aprenem ataca pilares fundamentales de una sociedad como la catalana, que ha conseguido una red en la atención pública educativa, social y sanitaria, reflejo de un tejido social y asociativo, construido durante décadas de democracia, incluso desde antes, durante los años más oscuros de la dictadura.
Las voluntades de incidir en los modelos políticos no deberían poder ejercerse sin el diálogo y el consenso. Cualquier participación unilateral no será sino una imposición, aunque provenga del consenso de una minoría, o de un colectivo que se erige en el verdadero y único portavoz de una causa legítima.
Que un colectivo como este, dudosamente mayoritario, se erija ahora como único amo de la verdad, la quiera imponer y, así mismo, expulsar a los que no comparten su doctrina no es sino un signo alarmante de autoritarismo que en cualquier caso conviene tratar.
II. A FAVOR DE LA DEMOCRACIA, QUE PERMITA LA ELECCIÓN

Paradójicamente, en los últimos años de grave crisis económica, social e institucional, se han hecho evidentes las cualidades de nuestra sociedad. La responsabilidad ciudadana ha sido, sin lugar a dudas, una de ellas, y la demanda de más democracia un signo de madurez de nuestra colectividad. Los servicios sociales, sanitarios y educativos son campos especialmente sensibles al afán regulador, si se olvida que el centro gravitatorio de sus políticas son las personas. Cuando de lo que se trata es de las dificultades por las que ellas pasan, la conversación, el consenso y la aceptación de las limitaciones propias y de los demás resultan ser la única coyuntura que puede hacer posible la aparición de la invención y el mantenimiento de la paz social.
El estado del bienestar –no tan sólido como querríamos, cierto- ha estado sustentado en gran medida por nuestros profesionales –sociales, sanitarios y educativos- en los momentos de más dificultades. Ellos han aceptado cumplir con creces sus responsabilidades en momentos de pérdida muy notable del poder adquisitivo, de derechos laborales, y de condiciones duras de trabajo. Sus formaciones, las universitarias y las permanentes, son muy diversas y muchas de ellas han sido sostenidas con esfuerzo por cada uno de ellos.
Por supuesto que la atención pública es mejorable y que de profesionales hay de muchos tipos. Sin embargo, en mayor o menor grado, sus bagajes forman parte ya de un bien común. Además, el reto que el autismo plantea ha llevado y lleva a muchos de estos profesionales a inventar, desde la falta de un saber definitorio, los recursos más adecuados para las personas con autismo y sus familias.
Es también un hecho compartido que las administraciones trabajan codo con codo con los profesionales de nuestras instituciones, y que los colectivos de padres, madres y afectados, desde la singularidad que caracteriza a cada uno de ellos.
Todo esto nos lleva a preguntarnos:
¿De dónde proviene la autorización de esta asociación para dictar a los políticos cómo los profesionales tienen que hacer su trabajo y a pedirles, además, su obediencia?
¿Quiénes son los profesionales y expertos que les asesoran y con qué instituciones están vinculados?
¿De qué conocimiento sobre la diversidad de formaciones y orientaciones clínicas parten, que malentienden expresamente el psicoanálisis para encajar allí prácticas muy diversas que no se reconocen necesariamente como tal?
¿Dónde está su sentido democrático, que querría impedir a los padres y madres escoger sus recorridos en la red pública y, a los profesionales, la afinidad de su práctica con sus criterios éticos y epistémicos?
Una petición como la de esta asociación –que lleva el imperativo inscrito en su nombre- instala la sospecha entre profesionales, políticos y familias. Y lejos de favorecer la cohesión social, empuja a unos y otros hacia la ruptura de todo tipo de lazo.
El Manifiesto de Minerva es un llamado al respeto mutuo entre los profesionales, los familiares, los representantes de la administración y los políticos. Sabemos que pensamos diferente, que tenemos

orientaciones diferentes, pero creemos que desde el respeto nos podremos exigir, también, hacer bien nuestro trabajo.
III. A FAVOR DE LA MULTIDISCIPLINARIEDAD Y LAS OPCIONES TÉORICAS DIVERSAS

La cuestión del autismo no había estado nunca en el primer plano de las políticas sociales y sanitarias. Esta situación nos permite seguir con atención los avances de la ciencia seria –lentos pero seguros- pero, sobre todo, abordar los imposibles que el autismo plantea, desde la cotidianeidad de las personas afectadas y de sus familias. A la vez, constatamos que el protagonismo actual de este diagnóstico puede generar una demanda de resolución difícil de soportar. El activismo del colectivo Aprenem es un ejemplo de ello.
No disponemos como sociedad de un consenso sobre las causas del autismo ni tampoco de un acuerdo profesional sobre una supuesta curación. Así, sin este consenso, es preciso debatir desde el conocimiento riguroso de lo que hacemos.
No estamos en disposición de pretender que lo que ha servido para unos tenga que funcionar para otros.
No siendo la evidencia científica que se pregona una evidencia de curación, tampoco un método puede ofrecerse como única propuesta. En efecto, más allá de la respuesta de la ciencia, los padres evidencian lo que les ha servido, a sus hijos y a ellos. La evidencia no es finalmente científica, es testimonial.
Reducir el tratamiento del autista a la rectificación de sus conductas implica desconocer que las personas padecemos, sentimos, nos expresamos, nos construimos en la relación con los demás, y nuestras conductas, aunque cuestionen el sentido común, son un reflejo de ello. Aunque sea obvio, consideramos como personas también a los llamados autistas y esperamos de ellos sus expresiones más íntimas, aunque no encajen en la imagen narcisista del mundo.
Añadimos, además, que reducir el tratamiento del autismo a la rectificación de sus conductas implica considerar que la base de estas técnicas radica en la obtención de la obediencia del autista. Consecuentemente, todos aquellos que no se presten serán segregados por incompatibilidad con el método.
El abordaje del autismo no puede ser más que multidisciplinar, ya que su afectación recae sobre prácticamente todas las parcelas de la vida del sujeto. Psicoanalistas de diferentes orientaciones, psicólogos, logopedas, terapeutas diversos, psicomotricistas, médicos, psiquiatras, pediatras, maestros y educadores tienen que ejercer su trabajo desde su disciplina. Pero el hecho de que la perspectiva de la que partan no sea el psicoanálisis no implica que se les tenga que requerir un abordaje conductual.
Conviene tener presente que están apareciendo críticas argumentadas que, desde disciplinas diversas, cuestionan la ética de los métodos reeducativos y de rectificación de conducta. Entre ellas, la de testimonios de personas con autismo que han sido objeto de su aplicación y que, como Michelle Dawson, han accedido a la escritura para poder explicarlo. Conviene estudiarlos a fondo, así como los textos de referencia de unas prácticas que, ya con el fundador del ABA (Applied Behavior Analysis), O.I. Lovaas, se situaban en el grave margen del maltrato.
Finalmente, advertimos que si deducimos los abordajes del autismo a un solo produciremos grandes bolsas de segregación que no harán sino aumentar el problema que pretendíamos resolver. El autismo es difícil, plantea muchos interrogantes y algunos imposibles, hecho que obliga a que los recorridos que los padres

quieran hacer sean tan diversos como sus propios estilos de educar. Si la administración no ofrece estas opciones desde el ámbito público, aparecerán otras prácticas mucho más oscuras.
Los firmantes de este Manifiesto, y todos aquellos que se irán añadiendo –instituciones, profesionales de disciplinas y orientaciones diversas, entidades de familiares de personas con autismo- exponemos:
1. Que nos encontramos ante una agresión al derecho fundamental del ejercicio de elección de la orientación teórico-práctica de los profesionales, del derecho democrático de padres y madres a escoger el tratamiento que consideren más oportuno para sus hijos, y de la libertad de expresión de las personas afectadas de autismo.
2. Que la evidencia científica, estandarte de su batalla, tiene que ser objeto de un análisis riguroso y de una crítica fundamentada, pues se sirve de la disciplina científica para prometer más de lo que demuestra.
3. Que necesitamos la ayuda de nuestros representantes políticos para detener pendientes autoritarias como la que lidera hoy Aprenem, así como la apertura de espacios de reflexión, discusión e intercambio de ideas por parte de los agentes que estamos implicados en la mejora de las personas con TEA y de sus familias.
Aprenem nos ha situado ante una disputa como aquella que, en el mito, tenía que resolver poner un nombre a la ciudad de Atenas. Neptuno y Minerva fueron convocados a encontrar la opción más próspera, pero el primero de ellos olvidó que poner un nombre no quería decir hacerse con el dominio de un territorio.
En Barcelona, a 22 de diciembre de 2015
Foro autismo 2015
http://autismos.elp.org.es
foroautismo@elp.org.es


si quieres firmar clicka este enlace:

http://autismos.elp.org.es/informaciones/formulario-de-adhesion-al-manifiesto-de-minerva/

jueves, 29 de octubre de 2015

Bochornoso RD de prescripción enfermera.

Lo que mal empieza, mal acaba. Alla por el 2006 nos dejaron en la ilegalidad con respecto a los medicamentos, en el 2009 hubo la oportunidad, pero supongo que por presiones como las de ahora, dejaron fuera a los enfermeros , que como los podólogos deberíamos haber sido introducidos en el ámbito de nuestras competencias como prescriptores. Y la ley dicto todo este sin sentido al que hemos desembocado, con una diferencia que el decreto es peor que la ley, y a demas la incumple. Que los enfermeros nos tengamos que acreditar para indicar lo que cualquier ciudadano puede comprar libremente en una farmacia es de chiste, eso por un lado, y por el otro que el enfermero solo podra usar farmacos de prescripcion medica bajo protocolos, siempre y cuando un médico haya hecho el diagnóstico y prescrito el tratamiento y encima nos supervisará, es de juzgado de guardia. ¿Por que? Porque primero que una profesión sanitaria regulada no puede supervisar a otra profesión igualmente sanitaria y regulada, ya que ambas gozan con plena autonomia técnica y cientifica, lo de supervisar es imbiable e ilegal. Y segundo ese redactado es un sin sentido que se contradice por si mismo, como voy a usar farmacos bajo protocolos sin previamente son prescritos por el médico, entonces para que los protocolos y para que los voy a usar yo si ya lo ha prescrito el médico, ejemplo: para que un protocolo de antibióticos o analgésicos a usar delante un problema de salud de un paciente si solo los puede prescribir el médico, que me explique el gobierno entonces el protocolo para que, porque yo no lo entiendo.
Cual es mi opinión y como yo arreglaría todo este desproposito. Los enfermeros nuestro primer arsenal terapeutico son los cuidados, pero a veces para complementarlos necesitamos usar fármacos y productos sanitarios, y esto lo sabe todo el mundo, los políticos, los médicos, los usuarios, los niños, etc...
Y para que los enfermeros tengamos una seguridad legal esto lo deberian recoger las leyes, pero asi:
Los enfermeros podran prescribir medicamentos y productos sanitario en el ambito de sus competencias, y podran participar de forma autonoma en la prescripción y ajuste de dosis de forma protocolizada de medicamentos  para garantizar la continuidad asistencial dentro del equipo sanitario multidisciplinar. Y a partir de aqui se elaboran los protocolos que en comunidades como Catalunya ya los tenemos.

Pero el desproposito continua y continuará...                                                                                                  

jueves, 4 de junio de 2015

Rol colaborador NO, las enfermeras/os participamos que es diferente.

Ya estoy cansado de escuchar desde nuestra propia profesión lo de rol autónomo y rol colaborativo. Rol autónomo si,  porque somos profesion sanitaria con plena autonomía técnica y cientifica y por tanto tenemos unas competencias y una responsabilidad propia, igual que toda profesión sanitaria o no. Pero lo de rol colaborativo no tiene sentido dentro de una profesión autónoma. Nosotros participamos como parte del equipo de salud. Colaborar es ayudar y participar es otra cosa. Las enfermeras con sus competencias, conocimiento y responsabilidad propia participan del proceso curativo de los pacientes. Siempre que haya una enfermedad hay tambien una necesidad de cuidado  y es hay donde entramos nosotros. En ocasiones el cuidado es suficiente para restablecer la situación de salud y en ocasiones no y ahi entran otros profesionales sanitarios que participan con nosotros.

Las enfermeras/os somos participes no colaboradores en el proceso curativo y en la prevencion y promocion de la salud. Por favor señoras/es academicas/os borren de sus contenidos lo del rol colaborador, que suena a siglo pasado.

martes, 31 de marzo de 2015

Indicación, prescripción o como lo quieran llamar...!!!

Me indigno cada vez mas cuando voy leyendo noticia sobre noticia, del famoso tema prescripción enfermera. Que si indicación, que si solo los médicos prescriben porque son los que hacen el diagnóstico (solo diagnostican ellos, las otras profesiones sanitarias como el enfermero, psicólogo, fisioterapeuta, etc... no diagnostican dentro de sus ámbitos competenciales, ¿no?), venga por dios vivimos en un pais de locos despropositos. Les guste o no, tarde mas o menos, la prescripción enfermera vera la luz porque es algo que en la práctica asistencial llevamos muchos años haciendolo y ellos lo saben de sobra y lo hacemos muy bien siempre dentro de nuestras competencias. Lo que pedimos es que se normalice y se regule legalmente una práctica que no es nueva por parte de las enfermeras y que determinados grupos corporativistas de la profesión médica (y no los médicos con los que trabajamos en equipo atendiendo pacientes cada dia) quieren frenar a toda costa, con demagogia barata, haciendo el ridículo, porque se les ve mucho el plumero de su miedo a la pérdida de poder relacionado seguramente a intereses ecónomicos.
Pero señores corprativistas médicos, dejen de mirar a las enfermeras con lupa, porques sus opiniones retrógradas de mitad del siglo pasado no nos interesan, es mas, no nos van a frenar, y no teneis potestad en decir lo que podemos hacer o no, porque somos profesiones sanitarias diferentes ambas tituladas y ambas con plena autonomia técnica y científica, somos solo los enfermeros los únicos que podemos regular nuestra profesión, asi que preocupense de sus profesión médica y de sus profesionales que sus problemas tienen.


jueves, 4 de diciembre de 2014

Libre elección de enfermera/o.

Los usuarios de la sanidad catalana ya hacen años que tienen el derecho de elegir enfermero en la atención primaria. Pero este derecho no es muy conocido por los usuarios, y piensan que si cambian de médico tambien se ven obligados a cambiar de enfermero. Sobre todo en aquellos centros de salud donde la unidad basica de atención (UBA) esta siempre compartida con el mismo profesional. Es decir un médico y un enfermero comparten el mismo cupo. Hay otros centros de salud que tienen organizada de forma diferente las UBAs y donde los cupos se comparten entre diferentes profesionales y no por parejas, en estos casos no se genera la confusion, de que el cambio de un profesional comporta el cambio automatico del otro miembro de la unidad basica de salud.

En resumen el usuario tiene derecho a elegir a su enfermera independientemente del médico que tenga, y el cambio de médico no supone obligatoriedad de cambio de enfermera. Los usuarios que quieran cambiar de médico pero conservar a su enfermera, que no les vendan la moto y que ejerzan su derecho a mentener a su enfermera.